Duterte desestima su proclamación como presidente electo de Filipinas - Noticieros En Línea
Wednesday, February 26, 2020
Noticias e información de Guanajuato, México


Duterte desestima su proclamación como presidente electo de Filipinas

El Congreso filipino proclamó hoy a Rodrigo Duterte como presidente electo de Filipinas en ausencia, ya que el controvertido líder político se negó asistir a la ceremonia oficial.

By Redacción , in Internacional , at 30 mayo, 2016 Etiquetas: ,

El Congreso filipino proclamó hoy a Rodrigo Duterte como presidente electo de Filipinas en ausencia, ya que el controvertido líder político se negó asistir a la ceremonia oficial.

Una sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado en Manila declaró a Duterte como presidente de Filipinas, tras el recuento de las elecciones del 9 de mayo pasado, que le concedieron a la victoria con casi el 39 por ciento de los votos emitidos.

El alcalde de la sureña ciudad de Davao recibió 16 millones 600 mil votos, superando a su rival más cercano, el antiguo secretario del Interior, Mar Roxas, quien obtuvo casi 10 millones de votos, según el recuento final de la contienda publicado el viernes pasado por el Comité Electoral.

“Por la presente proclamó a Rodrigo Roa Duterte y a María Leonor Gerona Robredo como el presidente y vicepresidente debidamente electos de la República de Filipinas”, afirmó el senador Franklin Delong y el congresista Feliciano Belmonte dijo en una sesión conjunta del Congreso.

Pese a su rotundo triunfo, Duterte no asistió a la ceremonia de su proclamación en esta capital, prefiriendo permanecer en su natal Davado, a más de 900 kilómetros de distancia de esta capital, mostrando una vez más su rebeldía y desafiando los lineamientos políticos.

Pese a los esfuerzos de su abogado y futuro Secretario de Justicia, Vitaliano Aguirre, de convencerlo de no desestimar su proclamación como presidente , Duterte cumplió con sus amenaza de no asistir a la ceremonia, que fue televisada en vivo a todo el país.

“No estoy asistiendo a la proclamación. Nunca he asistido a ninguna declaración en toda mi vida”, afirmó el mandatario electo en declaraciones a la prensa en su natal Davao, sobre su ausencia en la ceremonia, según reporte del diario The Philp Star en línea.

Duterte dijo el sábado pasado, a decenas de periodistas nacionales y extranjeros congregados en el Hotel Elena de Davao, que sólo viajará a Manila el 30 de junio próximo para su juramentación como presidente de la República, tras recordar que nunca ha asistido a ninguna proclamación.

Destacó que podría enviar a sus abogados en su lugar, ya que no estaba obligado por la ley y recordó que en las ocho veces que a asumido un cargo público, incluido cuando fue elegido alcalde de Davao, nunca ha asistido .

“Nunca he asistido a ninguna proclamación en mi vida. En todas mis aspiraciones políticas, nanalo naman ako (gané)”, subrayó el futuro presidente filipino.

Pese a que no está obligado a asistir a la ceremonia, analistas consideran que era vital la presencia de Duterte en la proclamación, especialmente para los más de 16 millones de electores que votaron por él para ser presidente.

“Duterte no debió decepcionar estos millones de personas y dejando de lado un evento que nunca sucederá otra vez en su vida debido a la prohibición constitucional de reelección de cualquier presidente electo de Filipinas”, indicó el abogado Romulo Macalintal.

“Rody”, como lo llaman sus seguidores en Filipinas, ha causado gran polémica en Filipinas por sus políticas futuras, que preocupan a varios sectores, por ejemplo su intención para la restauración de la pena de muerte mediante la horca, que fue abolida en 2006.

Duterte, conocido como el Donald Trump filipino, ha prometido acabar con los criminales en sus primeros 100 días de gobierno llevando a la horca para quienes cometan delitos como el tráfico de drogas, asesinato, secuestro y robo con violencia.

Además el presidente electo de Filipinas tiene previsto ordenar a las fuerzas de seguridad instaurar la orden de “disparar a matar” a todos los vendedores de drogas y otros delincuentes, que sean buscadas por las fuerzas del orden y se resistan a su captura.