Pierde familia en Piletas su patrimonio tras incendiarse su casa; claman ayuda - Noticieros En Línea
Wednesday, September 30, 2020
Noticias e información de Guanajuato, México


Pierde familia en Piletas su patrimonio tras incendiarse su casa; claman ayuda

Pepe tiene 4 años. Es ciego, padece epilepsia y displasia septo-óptica (síndrome de De Morsier). Hoy la casa donde vive…

By Fernando Velázquez , in Policial Portada , at 22 febrero, 2018

Pepe tiene 4 años. Es ciego, padece epilepsia y displasia septo-óptica (síndrome de De Morsier). Hoy la casa donde vive está semivacía, enmohecida, sin colchones sobre los cuales dormir; son los estragos de un incendio que la semana pasada oscureció el panorama de los seis integrantes de la familia Esparza.

La vivienda en la que conviven Pepe, su mamá Lupe, su abuela, y tres primos, se quemó por un descuido de uno de sus primos de 5 años que ahí vive que jugaba con un cerillo, aunque los bomberos no pudieron determinar la causa del fuego.

El frente de la vivienda ubicada en el 822 de la calle Iztaccíhuatl, de la colonia Piletas, apenas rebasa el metro, y su puerta negra, de aluminio y con huecos que dejan entrever el interior, esconde los restos de la tragedia ocurrida el viernes 16 de febrero.

Un pasillo conduce a la cocina vacía, y el mismo pasillo pasa por el cuarto de la abuela para llegar al final de la casa que es el lúgubre cuarto donde surgió el incendio y donde Pepe todavía duerme cubierto de pies a cabeza por una cobija.

El fuego consumió prácticamente todo: los colchones donde dormían, su ropa, las partes plásticas del tanque de oxígeno que necesita Pepe que afortunadamente ya estaba vacío el día en que ocurrió el incendio y que quizás ahora ya no sirva; se resquebrajó la pintura de las paredes, el refrigerador.

Lo único que se salvó fue la cama donde duerme la abuela ya que está dentro de un cuarto que se libró del fuego gracias a que estaba cerrado y la puerta es de cristal.

Hoy Lupe, Pepe y compañía duermen en el suelo, apenas protegidos por cobijas que les regalaron sus vecinos.

Tratan de rehacer su cotidianidad lavando las paredes, ahorrando para comprar pintura y los bienes más indispensables, pero en tanto, Pepe no puede acudir al DIF del Valle del Sol a sus terapias de los lunes y los viernes porque no hay dinero para los pasajes.

¿Qué piden? Ayuda. Ya sea del gobierno o de la ciudadanía, pues no hay familiares a quienes recurrir. Lo esencial, narra Lupe, es tener una cuna para Pepe, que por sus afecciones, no puede dormir en una cama normal porque se cae. Pero también ocupan despensa, trastes, ropa, pintura. Lo que sea, para poder volver a empezar, aunque sea de cero.