Pide Papa a obispos abandonar prejuicios en debate sobre la familia - Noticieros En Línea
Wednesday, April 1, 2020
Noticias e información de Guanajuato, México


Pide Papa a obispos abandonar prejuicios en debate sobre la familia

El papa Francisco pidió a más de 250 obispos del mundo abandonar los prejuicios, los pareceres personales y actuar con…

By Redacción , in Internacional , at 5 octubre, 2015 Etiquetas:

El papa Francisco pidió a más de 250 obispos del mundo abandonar los prejuicios, los pareceres personales y actuar con “valentía apostólica”.

El pontífice hizo su demanda en la inauguración de la asamblea que debatirá los desafíos de la familia y propondrá respuestas a la crisis que vive esa institución social.

El pontífice abrió este lunes el Sínodo de los Obispos en una sala dentro del complejo del Aula Pablo VI del Vaticano, y ahí llamó a los clérigos a hablar con franqueza.

Se debe de poner “siempre como prioridad “el bien de la Iglesia, de las familias y la suprema ley: la salud de las almas”, subrayó.

La asamblea ordinaria del Sínodo convocada por el pontífice, que se extenderá hasta el próximo 25 de octubre, lleva por título “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”.

Los 270 “padres sinodales” analizarán un sinnúmero de problemas que afronta la institución familiar: la violencia, el desempleo, la separación, las angustias económicas, la falta de espiritualidad, la ignorancia religiosa y el abandono.

Entre los asuntos más delicados destaca la situación de los divorciados vueltos a casar y si algunos fieles en estas condiciones (después de un particular “camino penitencial) puedan acceder a la comunión, lo que hasta ahora la Iglesia prohíbe.

También se estudiarán posibles respuestas pastorales para los menores criados por parejas homosexuales. Estos puntos delicados han polarizado los debates mediáticos previos a la reunión iniciada este lunes.

El líder católico aclaró que el Sínodo “no es un congreso o un parlatorio”, “un parlamento o un senado donde se pone de acuerdo”, sino una “una expresión” de la Iglesia que “camina junta para leer la realidad con los ojos de la fe y con el corazón de Dios”.

Advirtió que la fe “no es un museo” y que la asamblea será un “espacio protegido” donde todos los obispos puedan dejarse guiar por “el Dios que sorprende siempre”.

Instó a tener una “valentía apostólica” que no se deja atemorizar ni frente a las “seducciones del mundo” que tienden a apagar en el corazón de los hombres la luz de la verdad sustituyéndola con pequeñas y temporales luces.

También los exhortó a la “humildad evangélica” que “sabe vaciarse de las propias convicciones y prejuicios” para escuchar a los demás.

“Humildad que lleva a apuntar el dedo no contra los demás para juzgarlos sino para tomarles la mano, para levantarlos, sin jamás sentirse superiores”, añadió.

Más adelante recomendó a los obispos hacer callar los propios humores para “escuchar la suave voz de Dios que habla en el silencio”, porque sin escuchar a Dios todas las palabras serán sólo palabras, que no sacian y no sirven.

“Sin dejarse guiar por el espíritu, todas nuestras decisiones serán sólo decoraciones que en lugar de exaltar el evangelio lo cubren y lo esconden”, precisó.

“El Sínodo no es un parlamento en el cual para alcanzar un consenso o un acuerdo común se echa mano de la negociación, al acuerdo o al compromiso. El único método del Sínodo es aquel de abrirse al espíritu santo, con valentía apostólica”, insistió.