Al cerrar los ductos abrimos los ojos - Noticieros En Línea
Monday, July 26, 2021
Noticias e información de Guanajuato, México


Al cerrar los ductos abrimos los ojos

¿Y ahora qué? No sólo se trata de combatir el robo de combustible. Eso es parte de un problema aún mayor que, ese sí, no alcanzamos a distinguir como ciudadanos comunes

By Manuel Mora , in Colaboradores Portada , at 15 enero, 2019 Etiquetas: , , , ,

Ya nos quedó claro que el ‘huachicoleo’ es un problema que nos afecta a todos. Lo sufrimos en la kilométrica fila para surtirnos de algo de gasolina y así poder continuar con nuestra rutina: trabajar para (sobre)vivir.

El desesperante e inédito desabasto nos llevó a cuestionar la eficacia de las acciones emprendidas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. ¿Fue una estrategia o una ocurrencia? Aún falta información para poder emitir un juicio, pero lo cierto es que la escasez, provocada por el cambio en el método de distribución de los combustibles, nos acercó a un problema que nos resultaba distante… al cerrar los ductos abrimos los ojos.

¿Y ahora qué? No sólo se trata de combatir el robo de combustible. Eso es parte de un problema aún mayor que, ese sí, no alcanzamos a distinguir como ciudadanos comunes.

Tiene que ver con nuestra gran dependencia a los combustibles fósiles por encima de las energías limpias; con sistemas de movilidad que no están ajustados a la realidad de las ciudades, vamos, incluso con nuestros malos hábitos al volante y lo que esto implica en litros de gasolina desperdiciados.

El problema también está relacionado con políticas públicas: la reforma energética que no termina de gustar pero que permitió la llegada de Mobil y sus ferrotanques, aunque eso nos regresa nuevamente a nuestra dependencia a los combustibles fósiles.

Tiene que ver con la corrupción y la inseguridad. Funcionarios, políticos y empresarios tejieron una red de complicidades para poder saquear a Pemex, dejando a su paso un reguero de sangre que ha ido incrementando año con año, pero que nos resultaba ajeno: teníamos los ojos cerrados.

Insisto, no sé aún si Andrés Manuel López Obrador hizo bien o mal al cerrar los ductos (que ha ido abriendo paulatinamente), pero es claro que tenemos que repensar muchas cosas: la movilidad, la seguridad (en caso de que la estrategia resulte, ¿a qué se dedicarán ahora los ‘huachicoleros’?), las leyes (¿el robo de combustible debe ser delito grave?), las instituciones penitenciarias y sus modelos de reinserción social, entre muchos otros aspectos.

Sé que esto llevará tiempo. Debe ser así: soluciones a problemas arraigados no pueden ser rápidas si esperamos que sean efectivas. El reto está en identificar el problema principal y todas sus complejidades, y atacarlo integralmente. Y en esto la ciudadanía es pieza clave.

Así como cerrar ductos no parece ser una buena solución para combatir el robo de combustibles (a la espera de confirmar su efectividad), tampoco lo es el cerrar calles para atacar la inseguridad, y aún así los vecinos se organizan para bloquear las entradas y salidas a sus colonias con tambos llenos de concreto o mallas ciclónicas, con o sin permiso de la autoridad. ¿Soluciones lentas? Bienvenidas, queremos escucharlas. Ahora es cuando: tenemos los ojos bien abiertos.

No te pierdas: Lo que aprendí en la fila

No te pierdas: ‘Roban el sueño’ autos rendidores o eléctricos

No te pierdas: ¿Conseguiste gasolina? ¡Sigue estos consejos para que te rinda más!

No te pierdas: ¿Sabes cómo almacenar gasolina de forma segura?